Por: Charles J. Voss

Con frecuencia se me ha preguntado ¿Por qué menciona usted trece Tribus de Israel cuando todo el mundo sabe que sólo fueron doce?
La respuesta depende de si la persona se refiere a las doce Tribus originales o al número de Tribus que recibieron en herencia la tierra, o si se refiere al número de Tribus que se mencionan en el libro del Apocalipsis, en el “Nuevo” Testamento.
Para que pueda observar tal explicación nos referiremos a la obra intitulada “Aid to Bible Understanding”.
“El orden o disposición tribal en Israel se basó en los descendientes de los doce hijos de Jacob (Gén. 29:32 a Gén.30:24), y Gén.35:16/18). Éstas “doce Tribus Patriarcales” fueron las que dieron origen a las “doce Tribus de Israel”(Gén.49:1/28). A pesar de lo anterior Jacob bendijo a los dos hijos de José, Manasés el mayor y Efraím el más joven, y dijo : “Efraím y Manasés igual que Rubén y Simeón –sus verdaderos hijos.” (Gén. 48:5, 13/20). Cuando las tribus recibieron heredad en la Tierra Prometida (Josué, capítulos 13 al 19), no existía la “Tribu de José”. En su lugar se contaron los “hijos de José”, Manasés y Efraím, como tribus distintas en Israel dando así origen a las trece Tribus.
“Sin embargo, en razón de lo anterior el Eterno Creador no incrementó el número de Tribus de Jacob (Israel) que habían recibido su heredad, a trece, puesto que los Levitas no tuvieron heredad alguna. El Eterno Creador había escogido “la Tribu de Leví”(Número 1:49) en lugar del primogénito de todas las otras tribus y la convirtió en la Tribu sacerdotal (Éxodo 13:172, Núm 3:6/13/41, Deum. 10:8/9 y 18:1).
“Cuando Moisés bendijo a las tribus (Deut.33:6/24) no se menciona a Simeón por su nombre, quizás porque se había reducido grandemente en tamaño numérico y, por ello, su heredad se incluyó en el territorio que le correspondió a la Tribu de Judá. Aún así la visión de Ezequiel relacionada con la “ofrenda sagrada” y las doce tribus, habla de las doce tribus tal como se enuncia en el libro de Josué (Ezequiel 48:1/8, 23/28). La Tribu de Leví se ubicó dentro de los linderos de la “ofrenda sagrada”, en la visión de Ezequiel (Ezequiel 48:9/14) 22)
Cuando se menciona la Tribu de José, se refiere, con frecuencia y de inmediato, a Efraín. Esto demuestra que se le da preferencia a Efráim. Así que la frase, “La Casa de Efraím” se usa, con frecuencia para hacer referencia a José y Efraín, conjuntamente, mientras que el de Manasés se enuncia separadamente:
NÚMEROS 1:32/33. “De los hijos de José: parentelas de los hijos de Efraín, por clanes y familias, anotados uno por uno los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, útiles para la guerra: 40500 revistados de la tribu de Efraín.”
NÚMEROS 1:34. “Parentelas de la Tribu de Manasés por clanes y familias, anotados uno por uno los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, útiles para la guerra.”
Otro aspecto es que el nombre de Efraím se liga al nombre de su padre, José, mientras que Manasés se lig al de su abuelo Jacob(Israel) :
NÚMEROS 1:10. “Por los hijos de José: por Efraín, hijo de Amnihud ,por Manasés, Gamaliel, hijo de Pedahsur.”
La palabra castellana “EFRAÍN” proviene de la palabra Hebreas “EPHRAYIM”; en la Concordancia de Strong corresponde tal palabra al número H669 y afirma que significa “ “fruto doble”, Efraín, un hijo de José, nombre de la Tribu de la que desciende, su terriotio””.
Mientras que la palabra “Manasés” proviene de la Hebrea “Menashsheh”. La Concordancia de Strong la identifica con el número H4519 y afirma que significa “”causa para olvidar, Menashsheh, un nieto de Jacob, tribu que desciende de él, su territorio””
Lo anterior aclara abundantemente el hecho de que José fue reemplazado por sus dos hijos y por ello la existencia de TRECE Tribus y no doce. Los nombres de las trcde tribus se enumeran en el libro de Números cuando Moisés estaba efectuando el censo de todos aquéllos aptos para ir a la guerra. Leamos :
NÚMEROS 1:21/45. “,,,los revistados de la Tribu de Rubén (el hijo mayor de Jacob)…de laTribu de Simeón...de Gad...de Judá...de Isacar…de Zabulón…de Efraín…de Manasés…de Benjamín…de Dan…de Aser… de Neftalí…”
NÚMEROS 1:47,50. “Pero los Levitas, y su Tribu paterna, no fueron revistados con ellos…Alista tú mismo a los Levitas para el servicio de la morada del Testimonio, de todos sus utensilios…Ellos han de llevar la Morada con todos sus utensilios, estarán al servicio de ella y acamparán en torno a ella.”
El número y nombre de las Tribus que encontramos en el libro de Números difiere de aquéllos nombrados en el “Nuevo” Testamento, especialmente en el libro del Apocalipsis donde se afirma, categóricamente, que sólo son DOCE las Tribus. Más aún, en el libro del Apocalipsis se cuenta cómo una de las Tribus, la de Leví y se deja fuera a la tribu de Dan. Lo que uno sólo especula es acerca del por qué de tal diferencia y existencia de doce discípulos y doce pórticos que se hacen mención en el N:T:, especialmente en el Apocalipsis.
Puede ser que 1) quizás es porque trece no es divisible por cuatro, y no se obtiene un resultado con fracción 2) quizás porque tenga algo que ver con los doce signos del zodíaco ya que los magos fueron astrólogos y adoraron al sol.
Note usted lo que dicen las “Notas” de Scofield acerca de Mateo 2:1,
“Los MAGOS provienen de una palabra griega, MAGOI, palabra Persa usada para describir
a aquéllos hombres expertos en el estudio de las estrellas. No existe evidencia alguna de que
estos MAGOS fueran sólo TRES en número o que fuesen reyes. Su interés les surgió por lo
que la estrella les podía simbolizar: el nacimiento.”
Y puesto que fueron astrólogos provenientes de países paganos del Oriente ellos mismos creían, sabían y adoraban al dios sol. Sabían perfectamente acerca de los doce signos del zodíaco que se basaba en la adoración del sol: y en el N.T. se habla de éste tópico.
Aquí tiene ante usted un rompecabezas: “Mateo (2:1-2) afirma que los magos provenían del Oriente y que vieron una estrella en el Oriente, que les guiaba,. Entonces, ¿cómo es posible que ellos iban hacia el Occidente de Jerusalén? Ummm, quizás fueron ellos los primeros que circundaron el globo terráqueo sobre sus camellos. Y no sólo eso, sino que lo hicieron en sólo do DOS años, tiempo suficiente para que Herodes matara a todos los bebés de menos de un año.

Pero, cualquiera que fuese su argumento personal de “si lo cree o no”, allí hubo, en aquél tiempo, TRECE Tribus, trece verdaderas Tribus de Israel. Ese mismo número de Tribus aún están con nosotros hoy día.

Obras consultadas: Bilblia de Jerusalén y Aid Bible Understanding de la International Bible Student Association, Brooklyn, New York, 1971.
Traducción y adaptación de J.N. Robles Olarte, Medellín,Junio 2002